sábado, 8 de septiembre de 2007

Besant, Annie (1847-1933)

Teósofa, líder socialista y política inglesa con apellido de soltera Wood. Su vida de adulta puede dividirse en 7 fases:

(1) De 1867 a 1873 estuvo casada con el reverendo anglicano Frank Besant, con el cual tuvo dos hijos.

(2) Poco después de su divorcio entró en contacto con la “Sociedad Secular Nacional” rechazando el cristianismo, y siendo aceptada como miembro en 1874 después de haber escuchado una conferencia de Charles Bradlaugh, un ateo libre pensador que era el líder de ese movimiento.

(3) Después de 1880 desarrolló un interés por el socialismo y trabajó con George Bernard Shaw en la Sociedad Fabiana. Durante esos años destacó por sus dotes oratorias, y como exponente de la filosofía materialista.

(4) En marzo de 1889 conoció a la señora Blavatsky, y el 10 de mayo de 1889 se afilió a la Sociedad Teosófica. Durante los siguientes dos años llegó a convertirse en discípula de Blavatsky que murió en 1891. Hasta 1893 Besant continuó su labor teosófica de acuerdo a la Teosofía enseñada por su Maestra. En ese año Annie Besant realizó la así llamada “Tercera Edición Revisada de la Doctrina Secreta” en la que llevó a cabo entre 30,000 y 40,000 cambios, alteraciones y mutilaciones del texto original. (Esta edición inglesa ya no se publica. Actualmente se ha vuelto a la edición original de H. P. Blavatsky, de 1888)

(5) En ese mismo año de 1893 apareció en su vida el Brahmin hindú Gyanendra N. Chakravarti, del cual ella se hizo su discípula, adoptando el hinduismo, rompiendo con esto la promesa que había hecho en la Sección Esotérica y Grupo Interno de HPB. En diciembre de ese mismo año ella se involucró en el complot orquestado desde Adyar (Madrás, India) por el cor. Olcott para sacar de la Sociedad Teosófica a William Q. Judge, provocando con esto la división del Movimiento Teosófico.

(6) En junio de 1894 se afilió a la Logia de Londres, presidida por el señor A. P. Sinnett, (antagónica a la Logia Blavatsky de Londres) conociendo ahí al ministro anglicano Charles W. Leadbeater, participando en los experimentos psíquicos y mediúmnicos que llevaban a cabo en esa Logia. (Ver Autobiografía de A. P. Sinnett). En 1906 C. W. Leadbeater fue acusado de pederastia por varias madres de los Estados Unidos, por lo que, para evitar la expulsión, presentó su renuncia a la Sociedad Teosófica Adyar en mayo de ese año. (Ver The Elder Brother).

(7) En 1907, a la muerte del cor. Olcott, Besant fue elegida Presidente de la Sociedad Teosófica Adyar, con la ayuda de la señora Marie Russak, continuando en ese puesto hasta su muerte en 1933.
En diciembre de 1908, Besant volvió a admitir en la Sociedad Teosófica Adyar a Leadbeater, lo cual provocó la renuncia de 700 miembros en Inglaterra, y de muchos otros en varias partes del mundo Durante sus 26 años al mando de la Sociedad Teosófica Adyar, Annie Besant, contrariamente a los lineamientos originales de la Sociedad Teosófica Matriz de Nueva York y de las enseñanzas de H.P. Blavatsky y sus Maestros, trabajó incansablemente en la política de la India, entregó la Sociedad Teosófica Adyar en manos del clericalismo y la casta sacerdotal, primero a través de una costosa y elaborada organización denominada “La Orden de la Estrella en el Oriente” para una supuesta “Segunda Venida de Cristo” (un falso Maitreya) en el cuerpo del joven hindú Jiddu Krishnamurti, la cual fracasó estrepitosamente con su renuncia en 1927; en segundo lugar por su apoyo incondicional a C. W. Leadbeater y al señor James Wedgwood (acusado y comprobado de pederastia) en la organización y manejo de la Iglesia Católica Liberal y la Co-masonería.
Annie Besant, junto con C. W. Leadbeater, a través de sus innumerables obras, artículos y conferencias, desvió el mensaje original de la Teosofía, dando lugar al surgimiento de una corriente pasudo-teosófica dentro de la Sociedad Adyar; siendo el origen y la base sobre la que se apoyaron y abrevaron otros autores pseudo esotéricos y pseudo ocultos como Alice Bailey, Rudolf Steiner, H. Spencer Lewis, Geoffrey Hodson, Samael Aunweor, Guy Ballard del movimiento “Yo Soy”, y sus sucesores: Elizabeth The Profet, Conny Méndez; y muchos otros.

1 comentario:

Guzmán. dijo...

Jiddu Krishnamurti y Annie Besant.

TERCERA PLÁTICA EN ADYAR

Pregunta: Se dice que el único pesar de la Dra. Besant ha sido el hecho de que usted fracasó en ponerse a la altura de sus expectativas respecto a su condición de Instructor del Mundo. Algunos de nosotros, francamente, compartimos ese pesar y ese sentimiento de decepción, y sentimos que no carece por completo de alguna justificación. ¿Tiene usted algo que decir?

KRISHNAMURTI: Nada, señores. (Risas). Cuando digo “nada”, quiero decir nada para aliviar su decepción o la decepción de la Dra. Besant -si es que estuvo decepcionada, porque a menudo me expresó lo contrario-. No me encuentro aquí para justificarme, no estoy interesado en justificarme. La pregunta es: ¿Por qué está decepcionado usted, si es que lo está? Usted habrá pensado ponerme en cierta jaula, y dado que no encajé en esa jaula, es natural que se haya sentido decepcionado. Tenía una idea preconcebida de lo que yo debería ser, de lo que debería decir, de lo que debería pensar.

Yo digo que existe la inmortalidad, un devenir eterno. La cuestión no es que yo lo sé, sino que existe. Cuídense del hombre que dice “yo sé”. Existe el devenir eterno de la vida pero, para realizarlo, nuestra mente debe estar libre de todas las ideas preconcebidas acerca de lo que eso es. Ustedes tienen ideas preconcebidas de Dios, de la inmortalidad, de la vida. “Esto está escrito en los libros”, dicen, o “alguien me ha dicho esto”. De ese modo, han elaborado una imagen de la verdad, una representación mental de la inmortalidad y de Dios. Quieren aferrarse a esa imagen, a esa representación y se sienten decepcionados de cualquiera cuyas ideas difieran de las de ustedes o no se adapten a las de ustedes. En otras palabras, si no se convierte en la herramienta de ustedes, se sienten decepcionados de él. La decepción de ustedes no se basa en la reflexión ni en la inteligencia ni en el afecto profundo, sino en alguna imagen de hechura propia, por falsa que pueda ser.

Encontrarán a personas que les dirán que yo las he decepcionado, y que crearán un conjunto de opiniones sosteniendo que he fracasado. Pero no creo que dentro de cien años importará mucho que ustedes estén decepcionados o no. La verdad de la que hablo es lo que permanecerá, no las fantasías o las decepciones de ustedes.
31 de diciembre de 1933


J. KRISHNAMURTI
OBRAS COMPLETAS AÑOS 1933-1967
Tomo I (1933-1934)
EL ARTE DE ESCUCHAR
EDITORIAL KIER S.A.
Traducido del inglés por
Armando Clavier

http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/